Fermented Fashion: Ropa hecha con vino

Fermented Fashion: Ropa hecha con vino

· · · Galiano tiene trabajo por partida doble

Parece un chiste pero no, todo tiene su base ciéntifica. En la Universidad de Australia Occidental, un equipo de investigadores (al parecer bastante aburridos) han añadido una bacteria a nuestra bebida favorita para crear una sustancia muy similar al algodón.

Tras probar que el nuevo material era lo suficientemente resistente como para fabricar prendas de ropa, los investigadores, con la colaboración de un equipo de expertos en tejidos y modistos, han confeccionado camisetas, trajes de baño e incluso vestidos. Todos hechos con este material nacido del vino. Lo que permite que a las prendas se las puedan llamar "ropa de vino".

Según su creador, el investigador Gary Cass, la bacteria llamada 'Acetobacter' se mezcla con el vino en las cubas para convertirlo en vinagre de forma gradual y medida. La capa resultante es cosechada y secada en un maniquí inflable para poder darle la forma que el modisto busque, dependiendo de la prenda a crear.

Al desinflar el maniquí, la ropa se queda con la forma principal pero según se va secando, las fibras se pueden ir tornando como lo hacen los pañuelos de papel, por lo que es recomendable mantenerlo húmedo si se desgasta mucho.

Los científicos australianos contaron con la colaboración de la artista Donna Franklin que elaboró una linea de ropa denominada "Fermented Fashion", pero a día de hoy siguen buscando la ayuda de otros expertos para conseguir que el tejido sea más resistente del que han bautizado como "Micro ser".

Ante estos descubrimientos nos quedan varias dudas: ¿el precio de la prenda dependerá del vino con el que se elabore? ¿las prendas tienen sabor a vino? ¿podrá Lady Gaga resistirse a usarlo para uno de sus diseños? Seguiremos informando.

Acerca del autor
Javier del Campo Burgueño
Javi Del Campo Explorador del mundo del vino

Le apasiona el mundo del vino más allá de lo convencional. Buscar y encontrar las novedades más estravagantes sobre el vino y todo lo que le rodea le ocupa gran parte de su tiempo. Su radar friki vinícola siempre está activo.