Entrevista a Milagros Rodríguez de Bodegas de Sarría

Entrevista a Milagros Rodríguez de Bodegas de Sarría

· · · "Llegué al mundo del vino por casualidad"

Licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad de Navarra y, posteriormente, Licenciada en Enología por la Universidad de La Rioja, Milagros Rodríguez, comenzó su experiencia en el mundo del vino en Bodega Vinícola Navarra, donde trabajó durante dos vendimias, a cargo del control analítico en viñedo y bodega, durante la elaboración, estabilización y clarificación de vinos. Posteriormente, en 2001 comenzó su andadura en Bodega de Sarría en el Departamento Técnico y de Calidad y a partir de 2006 asumió la Dirección Técnica.

 

¿Cómo llegaste a dedicarte al mundo del vino profesionalmente?

Llegué al mundo del vino por casualidad. Tras mis estudios de Biología buscaba una proyección más práctica, ya que la biología tiene un campo muy amplio de estudio. Uno de mis primeros trabajos fue en el laboratorio de una bodega y allí fue donde me empecé a apasionar por el mundo del vino y decidí enfocar mi vida hacia la enología. Estuve mis primeros dos años compaginando el trabajo en el laboratorio de la bodega por la mañana con los estudios de enología por la tarde, pudiendo asimilar de una manera más práctica todo lo que aprendía en la Universidad.


¿Cuál es la filosofía de trabajo en Bodega de SARRIA en el día a día?

En Bodega de Sarría trabajamos siempre con el objetivo de mejorar día a día, prestando toda nuestra atención y volcando nuestra pasión en cada botella que sale de la bodega. Sabemos que un buen vino empieza en el campo y es por eso que cuidamos con mimo nuestro viñedo. El trabajo en bodega pretende ser lo más respetuoso con la uva para que ésta se exprese en cada uno de nuestros vinos.


Sentimos Bodega de Sarría como algo muy nuestro, y ponemos mucha pasión en todo lo que hacemos.  

 


¿Qué circunstancias se tienen que dar para conseguir el vino perfecto?

El vino está ligado a un territorio, a una tradición de variedades, cultivo y elaboración y esta tipicidad lo hacen diferenciarse del resto.

Para nosotros la base para mantener y garantizar la personalidad de un vino radica en una interacción de factores que incluyen la variedad, el terroir y las condiciones climatológicas. Para conseguir el vino perfecto se tienen que aliar todos estos factores con el trabajo bien hecho, primero en el viñedo y más tarde en la bodega. Un invierno frío seguido de una primavera templada y sin muchas precipitaciones para poder llegar hasta el verano sin rastro de enfermedades y con un buen contraste de temperatura entre la noche y el día previo a la vendimia serían las condiciones climatológicas más adecuadas. Si esto se da así, la mitad del trabajo ya está hecho. En bodega solamente quedaría potenciar las características de la uva con las mejores técnicas y la mínima intervención posible durante el proceso de elaboración.


¿Qué vino de los que has elaborado te ha hecho sentir más orgulloso?

Son dos los vinos que me hacen sentirme más orgullosa y me motivan para buscar el vino perfecto. En primer lugar el Viñedo Nº 5 de 2013, es un vino muy especial en nuestra bodega, ya que en la tierra de los Rosados, Bodega de Sarría se considera una bodega puntera en este tipo de vinos tan complicados de elaborar y que nos exigen más y más cada año . El año 2013 fue un año muy complicado, ya que la primavera fue muy lluviosa y los viñedos de Garnacha se vieron muy afectados, pese a ello conseguimos obtener un rosado fresco y sabroso que fue reconocido en diferentes certámenes internacionales. 

Por otro lado el “Viñedo Sotés” es uno de los vinos con el que se siente más identificado Bodega de Sarría, ya que las uvas con que se elaboran proceden de cepas sexagenarias enclavadas en un paraje excepcional donde estas cepas están muy arraigadas a la tierra y van madurando sus frutos lentamente. Al ser cepas tan antiguas, las producciones son muy bajas, pero esto queda compensado con creces por la extraordinaria calidad. Las uvas se seleccionan en el viñedo cuidadosamente cuando han llegado a su óptimo de madurez para elaborar cada variedad por separado.  Tras su paso por barrica de roble francés, se hace el coupage de las distintas variedades buscando la armonía.

 

¿Siempre te acaban liando a ti para llevar el vino a las cenas?

Si, la verdad es que en todas las cenas me toca llevar el vino, es algo que ya casi se presupone. Además tengo la suerte de tener amigos que disfrutan mucho con el vino, con lo cual para mí es un placer llevarlo. Si a esto le sumas que son grandes cocineros ya tenemos el tándem perfecto, jajaja

 

¿Qué le recomiendas a los iniciados en el vino para que su afición siga creciendo?

Pues sobre todo que no tengan miedo a probar muchos vinos, que sepan que todos podemos disfrutar de un vino sin que sea necesario tener conocimientos específicos sobre el vino.  Y que lo hagan maridándolos con diferentes comidas y en distintos ambientes, ya que un vino puede cambiar dependiendo de con qué, donde y con quién lo tomes.

Hay un mundo muy interesante en el que puedes  experimentar combinando comidas que no necesariamente tienen que ser muy elaboradas. Lo que no se debe olvidar nunca es que lo más importante es poder disfrutar del vino.

 

Por último, ¿Nos puedes recomendar un buen maridaje con uno de tus vinos?

Mucha gente me comenta que tiene la duda de con que maridar los rosados, por ejemplo nuestro Rosado Viñedo Nº5. Es curioso porque la verdad es que el rosado es uno de los vinos más versátiles a la hora de combinarlo con la comida. Por ejemplo nuestro Viñedo Nº5 va de fábula con un arroz con bogavante, y en general con cualquier tipo de arroces y risottos. Pero también combina estupendamente con una parrillada de verduras o un potaje de garbanzos. Si la comida o cena es más informal también acompaña bien a pizzas, hamburguesas o un plato de pasta.

Acerca del autor
Javier del Campo Burgueño
Javi Del Campo Explorador del mundo del vino

Le apasiona el mundo del vino más allá de lo convencional. Buscar y encontrar las novedades más estravagantes sobre el vino y todo lo que le rodea le ocupa gran parte de su tiempo. Su radar friki vinícola siempre está activo.