Vino con sabor a meteorito

Vino con sabor a meteorito

· · · La fórmula cósmica ya está aquí

Un científico escocés, establecido en Chile hace 14 años creó una fórmula cósmica única en el mundo y que promete cautivar los paladares más exigentes: vino con meteorito.

Ian Hutcheon mezcló lo mejor de la tierra chilena con un pedazo de piedra cósmica ¿Cómo lo hizo? Este hombre consiguió gracias a un amigo coleccionista de meteoritos en Estados Unidos, uno de hace 4.5 mil millones de años atrás, el cual después de varios experimentos, combinó con un Cabernet, dando vida al “Cabernet Meteorito 2010”.

La idea, surgió a partir de las dos grandes pasiones en la vida de este hombre, la astronomía y la vitivinicultura. Hutcheon, es gerente general de la Viña Tremonte en San Vicente de Tagua Tagua, sexta región, por lo que el vino escogido corresponde a un Cabernet de su propia cosecha.

“El meteorito que usamos se formó junto con el nacimiento del sistema solar, por lo que el vino es bastante emotivo y tiene mucha historia”, cuenta su creador.
En cuanto al sabor, Hutcheon explica que la roca tiene un efecto sobre el vino que potencia sutilmente los sabores de éste. “Nos dimos cuenta que el meteorito mejoraba y levantaba los sabores del vino, no es demasiado notorio, pero para los que sabemos de vino sí”.

Lo que partió como un experimento, y que tenía por objetivo entregarles a los turistas del observatorio de la zona, un souvenir, terminó llamando tanto la atención, sobre todo de la prensa internacional, que este hombre realizará la primera exportación del “vino meteorito” a contar el próximo mes.

“La verdad es que al principio la idea no partió con fines comerciales, sino que era para darle algo entretenido a la gente que viniera al observatorio, queríamos que degustaran el vino y pudieran llevarse una botella, pero fue tanto el éxito que algunos importadores nos buscaron para comprar el producto, por lo que el próximo mes, haremos nuestra primera exportación a Brasil”.

“La idea es que todo el mundo pueda tocar algo del espacio a través de un buen vino, por lo que el precio es razonable”, asegura. Con sólo 5 mil pesos se puede comprar una de estas botellas en el observatorio de Tagua Tagua. 
 
via: vidayestilo/terra

Acerca del autor
Iván Redondo Diseñador amante del vino

Iván no solo se fija en el sabor, color y aroma del vino, además valora hasta el último detalle del diseño de la botella y su etiqueta. Busca el equilibrio perfecto entre un buen vino y buen diseño, lo que para él es el vino perfecto.